TIPS PARA LOS QUE LLEGAN POR
PRIMERA VEZ A BOGOTÁ


Ya sea iniciando en un nuevo trabajo o estableciendo tu empresa en casa, oficina compartida o espacio de coworking, siempre debes pensar que vas a pasar gran parte de tus días en ese lugar, enfrentándote a nuevos retos profesionales y probando tu capacidad para trabajar y resolver todo lo que se viene por delante.

Contar con un espacio de trabajo que sea cómodo no es la única de las características que deberás tomar en cuenta a la hora de sentarte para iniciar tu jornada, también debes pensar en otros aspectos como iluminación o flujo de aire alrededor de tu escritorio. A continuación te mostraremos varios puntos a considerar para que tu respuesta diaria sea la más efectiva y productiva posible.

1. Encuentra el espacio perfecto

Si empiezas a trabajar en una oficina donde los espacios ya están determinados, es posible que tengas la suerte de encontrarte con un paisaje envidiable o una iluminación privilegiada; pero si no, podrías terminar dentro de un cubículo dependiente de luz artificial a toda hora y cuatro paredes que no te permitirán ver nada más que su color.

Es posible que al inicio no te moleste un espacio inadecuado, pero después notarás que esto repercutirá en tu estado de humor, e incluso en tu salud. No dejes que esto suceda, toma la posta y convérsalo con tu jefe, verás que no habrán dudas en readecuar y hallar una solución, a la final aquí todos ganan.

Para hallar el espacio perfecto deberás tomar en cuenta puntos como: un espacio grande y cómodo, silla y mesa fácilmente adaptables, iluminación natural adecuada, aire acondicionado, sonido ambiental relajado, etc. Actualmente, grandes empresas como Google, Dropbox o Lego se toman muy en serio la tarea de contar con espacios soñados para sus empleados, pues saben que de esto depende gran parte de su felicidad, mejorando por añadidura su productividad.

Si trabajas o estás pensando en un coworking, tu flexibilidad para hallar un espacio adecuado se multiplicará, ya que podrás experimentar en qué sitio te sientes más cómodo, pudiendo reservar salas y oficinas predilectas con anticipación.

También te puede interesar 5 consejos para trabajar frente al computador sin descuidar tu salud

2. Hazlo inspirador

Un espacio de trabajo debe ser acogedor, inspirador y, en cierta parte, reflejar lo que tú eres. Procura vestir tu lugar con elementos que te motiven o llenen creativamente, por ejemplo: teniendo gadgets o juguetes que motiven la inteligencia o la memoria, esto se ha convertido en una práctica muy habitual ya que permite olvidarse por un momento del trabajo para ponerle atención a otra tarea, ayudando a que el cerebro se disipe, relaje y resuelva problemas más fácilmente.

También es recomendable mantenerte al tanto de las noticias relevantes a tu campo, aquí una suscripción a una revista y un mini librero podría darle vida a tu escritorio y ser fuente de información e inspiración cuando lo sientas necesario. Contar con un calendario en donde puedas colocar tus fechas tope de entrega de trabajos se convierte en un aliado perfecto para impulsar la productividad, ya que te alejará de la procrastinación y te enfocará en lo realmente importante.

Hazte de un moodboard o panel, preferiblemente de corcho, aquí podrás colocar cosas interesantes que vas hallando día a día y que a futuro podrían ayudarte a encontrar inspiración.

Más información de Beneficios para la comunidad

3. Mantenlo limpio y seguro

Un lugar limpio y ordenado, donde todo está clasificado y organizado, eleva enormemente la productividad, ya que elimina tiempo innecesario en tareas como la búsqueda de archivos antiguos o la probabilidad de traspapelar documentos. Para evitar esto, se vuelve elemental contar con lockers o armarios, ya que así tendrás una cosa menos de la cual preocuparte, pues tanto el material de trabajo y tus artículos personales podrán estar a salvo de ser perdidos o extraviados.

Cuando eres parte de un coworking, tanto la limpieza como la seguridad son temas que ya estarán cubiertos con tu reservación, muy por el contrario de contar con una oficina propia y sus respectivos gastos.

Haz que cada día cuente y que sea lo más rentable y productivo posible, ya que el tiempo optimizado en la oficina será tiempo recompensado en casa o en actividades que tú prefieras.

Artículos relacionados

0 comentario(s)